No abandones tus sueños – 2021-06-10T080848.568

Tengamos Frutos

El trabajo agrícola resulta en extremo extenuante, agotador y muchas veces frustrante. El campesino escoge buenas semillas, trabaja la tierra para sembrar la semilla y una vez sembrada, entonces cuando esta germina, frecuentemente las deshierba, para que las malas hierbas no consuman los nutrientes y le echen a perder su cosecha. Lo frustrante de todo eso es que muchas veces habiendo cumplido con todos los requisitos exigidos para cosechar, se pierde o bien por las plagas que atacan a los cultivos o por falta de un régimen de lluvia adecuado. Pero todo agricultor tiene la mentalidad que sembrar le debe dar una abundante cosecha y con ese espíritu realiza sus labores.

Jesús les dice a los cristianos en Juan 15 que Él es la planta principal, que produce ramas más pequeñas que se conocen con el nombre de pámpanos. El agricultor que cultiva las vides que tienen uvas, necesita podar las ramas viejas o las que no dan fruto. Si la vid no se poda , la planta no dará mucho fruto. Solo las ramas que se mantienen conectadas a la vid pueden producir frutos. El tipo de fruto que Jesús desea que produzcan sus discípulos se basa en el amor de Dios y el amor a los demás.

¿Eres de las ramas que permanecen conectadas a la vid? Si es así, te garantizo que no defraudarás al viñador que aplaudirá desde el cielo tu actitud. Pero si estas fuera de la voluntad del viñador, es hora de que te sometas a sus expectativas.

Versículo para hoy:

«…Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer…» Juan 15:5

Pidámosle en oración al Señor que como buenos pámpanos, el amor sea la característica que nos identifique.

Leave a Comment

Your email address will not be published.